Mazinger Z, idealizado

Hoy abro mi cuenta de Twitter  y me encuentro con que otros melancólicos del pasado hacen referencia a una importante efeméride del mundo infantil:

sin-titulo2

Eso fue un 4 de marzo de 1978, un sábado a las 3:30 de la tarde, después de que Mariano Medina, con su batuta, hubiera dado el parte meteorológico en el telediario.  Los buenos de @YofuiaEGB ,de los que soy rendido admirador, han dado en el clavo al decir que pocos mariano-medinadibujos animados nos han marcado tanto. En mi caso incluso llegué a hacer un blog cuyo título es una de las frases más conocidas de la serie. Fíjate tú.

Y es que Mazinger molaba  y sigue molando, con esos colores y ese rostro frío,  imperturbable y de ojos amarillos. Aunque bueno, eso de los colores es relativo: en aquella España de 1978, los televisores en color eran prohibitivos pero eso no era inconveniente para disfrutar  de la escasa oferta infantil. Entonces sólo teníamos dos canales, TVE1 yTVE-2, más conocida por los varones de la casa como el UHF. Los programas y las series no se reponían, o no lo hacían hasta muchos años después. Así, Mazinger Z perduró en nuestras mentes infantiles idealizado como un coloso inigualable en calidad y emoción. A menos así fue para mí hasta septiembre de 2006, cuando me instalé en casa internet y lo primero que me bajé por el emule fue el capítulo 1 de Mazinger Z, para evocar la ilusión de tantos años atrás. Y ahí empezó la decepción, amigos.

51ojxlpzkkl   Digo decepción porque si bien el diseño sigue pareciéndome estupendo, los argumentos de cada capítulo son   incongruentes y repetitivos, como los de los Power Rangers. Veamos: la historia empieza cuando un científico japonés, el doctor Juzo Kabuto, confía su secreto a su nieto, un indolente muchacho, motero y de poco fiar. Para que nos hagamos una idea, El Torete, que en esa época estaba muy de moda. Primer error, don Juzo: ¿cómo se le ocurre dejar su legado a un perillán sin oficio ni beneficio? ¿no se da cuenta de que el robot, de última tecnología,  es bastante caro y que tal vez, y sólo tal vez, alguien de su equipo esté más cualificado para pilotar la máquina? No sé, un físico, un aviador, alguien con la ESO/ EGB acabada?

juzokabuto

Algunas personas nacen con un pan bajo el brazo y otros sobre el cráneo

Pues nada, oye. Tras un ataque del que va a ser enemigo en cada episodio, el abuelito muere, pero no sin antes decirle a su nieto, Koji Kabuto, que el robot está a su disposición  y que hay que salvar el mundo desde el país del sol naciente. Música triste de violines y fundido con el monte Fujiyama de fondo. La pena le dura poco al chaval, porque después de gritar ¡Nooooo! y fingir dolor con temblores, se va a buscar a Mazinger, se monta en él y hala, a destrozar bosques de coníferas. Más o menos.

 

La némesis del centro de investigación robótica será el doctor Infierno,un anciano con un humor de perros que no asume su edad y que viste un traje de superhéroe. Además tiene la cara azul   o morada, claro síntoma de cianosis. Su objetivo, su obsesión, es acabar con el robot para conquistar la Tierra. Que digo yo, vale, domina el mundo, pero no lo hagas construyendo robots, que Mazinger te los acaba destruyendo siempre. No sé, inventa el reggaetton o diseña el Fiat Multipla, algo que de verdad nos joda.

mazingerz_doctorhell Cuando eres pequeño no te lo planteas, pero cuando ya peinas canas te asaltan a la mente preguntas como ¿por qué  el doctor Infierno iba siempre con guantes? ¿siempre hay que estar sentado en un trono con computadoras luminosas detrás? ¿por que tienes un lugarteniente andrógino? ¿de dónde sacas la pasta para hacer los robots? Que eso además de caro, requiere de infraestructura: un herrero, electricistas que ponen luces a las computadoras, qué sé yo, cosas.

Como todos sabemos, la serie es japonesa, y yo pienso que los creadores de la serie estaban muy subiditos de tono cuando la hicieron. Ya se habían recuperado de la 2ª Guerra 2c514ade692250e2ad6e2450e2ac50Mundial, Hiroshima y tal y ojo, que deciden hacer a Mazinger de un metal nuevo al que llaman japonio. Toma ya, japonio. Además, el centro de investigación, es básicamente el centro del Universo, en Japón, o eso nos van insinuando. Por cierto, se cree que ese edificio , que es secreto pero está al lado del monte Fuji, es un diseño de Calatrava. Hoy día se puede visitar la instalación en una visita guiada a través del impenetrable bosque nipón. Por supuesto, está lleno de grietas y goteras.                                                                  Mazinger sale de una piscina. ¿Por qué? ¿Para esconderlo? Venga ya.Pero si es gigante, y cada paso que da retumba en la taiga. Además, cuando se junta con Afrodita A, saltan como percas y caen al suelo que retumba toda la placa tectónica, que está Japón como para bromear con terremotos.

A ver, más cosas. Koji, que es fanfarrón y va de machito, tiene una amiga de nombre con rima fácil, Sayaka. Sayaka está por los huesos del piloto, porque aunque le gustan los salvadores del mundo, le gustan más los tíos malos. Y él venga a demostrarlo desintegrando androides y derrapando con la moto. Ahí la sociedad no ha avanzado.

afrodita-a

Los misiles son más largos que el sitio donde se guardan.

Antes hablaba de las frases típicas de la serie. Esas series si que marcaron época entre nosotros los niños varones de esa España de pana y rodilleras.”Planeador abajo”, con esa reverb que tanto emocionaba; “Puños fuera”, que imitábamos en los patios de colegio con un “fiuuuuu“, y “Pechos fuera” que tantas veces fue pronunciada fuera de la tele porque nunca la dijo la buena de Sayaka. Nunca la dijo, pero anda que sacar unos torpedos delas tetas tiene guasa, amigos animadores, que sois unos cachondos. Una cosa que me llamaba la atención entonces y a la que ahora sigo sin encontrar explicación es al ritmo al que fabricaban esos proyectiles, porque si tiras un puño/pecho y explota contra el objetivo, habrá que fabricar otro, y no dan abasto. No lo veo, la verdad.

mazinger_z_baron_ashlerOtra incongruencia es la siguiente. Todos los robots adversarios, semana tras semana, son de un tamaño similar al de Mazinger, y acaban siendo vencidos con mayor o menor dificultad. ¿Y qué hace el barón Ashler? Enarbolar un absurdo tridente, decir “me las pagarás, Mazinger Z”  y chivarse al jefe. Y entonces Infierno fabrica más robots de igual tamaño. Coooño, hazlos más grandes, alma cándida.

En fin, lamento desmontar un mito, ya sabéis de qué va este blog. No obstante sigo disfrutando de la criatura, de ese robot calavera del primer capítulo, e inculcando a mi hijo los valores de la animación tradicional, por muchos años. Así que, ¡planeador arriba!1-1

 

 

Anuncios

¿Bob Esponja violento? Bué

bobResulta que me encanta Bob Esponja, y desde antes de ser padre. Sí, qué pasa, lo reconozco. Con el correr de los años he ido viendo como el porífero iba evolucionando en sus disparatadas aventuras. Disparatadas, siempre cómicas y a veces surrealistas, que ya he dicho que es un tipo de humor que me gusta. Como en casi toda serie de animación, los personajes se sacan del bolsillo  objetos que no les caben, se dan porrazos y sobreviven, cambian de tamaño, en fin, son coherentes con su condición fantástica. Y YA ESTÁ .

Pues Bob Esponja (a mi hermana, madre y adulta ella,  le gusta decir Boquesponja) es un personaje a mi parecer cándido, tontorrón y nada malicioso.Es más diría que bondadoso. Le encanta trabajar, es puntual, metódico, cuida  a su mascota y respeta a su jefe. Sus amiga Arenita es científica, Calamardo tiene inquietudes artísticas…No sé, no le veo más

hqdefault

Calamardo en una escena de acción

que ventajas.  Y luego uno se junta con amistades y  hablando de los hijos surge  el tema de los dibujitos hasta que alguien dice “¿Bob Esponja?, pero si es horrible y violento. Se humilla a la gente en las historias, ahí, todos de colores”. Confieso que me enciendo, porque soy muy apasionado en los temas en los que creo, y yo, de Bob esponja soy un admirador, un esclavo, un siervo, un believer. Hace unos días una amiga y un amigo me increpaban por mi gusto. Me acorralaron en la pared de un bar y con sendas rabas en sus palillos me empezaron a increpar. Ella me dijo “Pero si están chillando, son feos, se pegan. Es muy violento todo“. Él mirándome a los ojos me dijo “¿Te gusta Bob Esponja? Pues eres mariquita”.

fotos_fotogalerias-gr_apuros-atraco-640x640x80

Acosado ante mis amigos por mis creencias

Sí, amigos, la situación fue difícil, no tanto por sus duras palabras como por mi decepción como ser humano y contribuyente. Yo creía en el afecto de esas personas, incondicionalmente y más allá de sus ideas; es más, sospechaba que eran del PP y aún así les tenía cariño. Pero mi fe inquebrantable en ellos, mi amistad sin fisuras se basaba en la tácita creencia de que a ellos también les gustaban Bob Esponja y Patricio, anque el tema nunca hubiera salido a colación. Yo diría que un 80% de mi amistad hacia ellos se basaba en esa idea, insisto, nunca mencionada. Pequé de ingenuo.

Bam-Bam 4Desde entonces inicié una cruzada para respaldar mi posicionamiento y defender mi tesis: Bob Esponja no es violento, o al menos no más que el resto. Ni de lejos. ¿Acaso no lo es la Pantera Rosa cuando la emprende a martillazos con un pájaro? ¿Y Buggs Bunny al taponar la escopeta al cazador para que le explote en la cara? ¿No es violencia Bam-Bam, el de los Picapiedra, todo el día dando mamporros con un garrote? ¿O DÁrtacán, retando a todo el mundo como un camorrista de discoteca? No les hablaré del pitufo bromista.

Lo que ahora llaman algunos violencia yo lo llamo ficción, y dibujos animados, y eso ha sido mostrado siempre en las series. A ver si no era no sólo violenta y triste la muerte de Chanquete, o la llegada de la menstruación de Bea en Verano Azul. Violencia era El Equipo A, que nunca acertaba un disparo. U Oliver y Benji, que tiraban un balónazo tan fuerte que la pelota se hacía oblonga. No quiero mencionar a Marco, niño abandonado por su madre, o al Perro de Flandes, azotado a correazos por su dueño. Los que fuimos niños en los 70 y los 80 nos curtimos muy duro.

Chanquete-muerto-verano-azul--644x362

-¿Qué le pasa a Chanquete, Julia?, ¿está dormido?          -Tito, tú eres muy tonto

Todo depende del gusto, respetable siempre, y del umbral al que se le acostumbre a uno. Si tu hijo ha crecido a base de Silvio Rodríguez, tofu y dibujos de Callou, es probable que la vida ahí afuera te resulte temible. Por cierto, creo que la Humanidad no se ha metido lo suficiente con Callou, un niño calvo cuyas aventuras pasan por tener que recoger un puzzle o saludar a la tía Margaritte. Callou ha hecho mucho daño a la especie humana, ablandándola sin escrúpulos en una sociedad en la que hay que prepararse para los zurriagazos de Maguila el gorila .

 

Caillou-xl-pictures-34

Callou o la maldad

No le den más vuelta amigos, a los personajes infantiles no hay que sacarles más punta: ni tienen tendencias gay, ni son violentos (¿y si lo son, qué?) ni generan traumas a los niños. Los niños se tragan todos los dibujos, pero porque les encanta. Son menos gilipollas de lo que pensamos, porque saben que no es verdad lo que ven.  Miren, a veces a mi hijo, que tiene cinco años, le pregunto muy serio si los dibujos que están viendo ocurren de verdad, si eso pasó en realidad. Por tocarle un poco los pies. Él, sin apartar la vista de la pantalla y con los puños bajo la barbilla, me responde muy serio: “Pues claro que no”.

Lo dicho, larga vida a Boquesponja.

pitufo-bromista-483x288

Power Rangers o la conjura de los necios

power_rangers_a_l

A mediados de los 80, a un japonés que no ligaba se le ocurrió crear una serie de televisión en la que cuatro muchachos se transformaban en heroes ridículamente disfrazados con poderes que a su vez  montaban en un robot gigante que luchaba contra monstruos también gigantes. La serie se llamaba Bioman.

liveman3

Bioman, el original

El mérito estaba en que la serie no era de animación sino con actores reales. De aquella los efectos especiales se hacían con trucos de cámara, maquetas y miniaturas, lo que le da hoy cierto encanto y bastante mérito.

A principios de los 90, otro pajillero, esta vez norteamericano, decidió crear una serie de televisión en la que cinco muchachos se transformaban en superheroes ridículamente disfrazados con poderes que a su vez se montaban en unas maquinas voladoras, se transformaban en un robot gigante y luchaban con robots gigantes, ridículos y extraterrestres.Un vil plagio. Eran los Power Ranger.

Así que todo procede de Mazinger Z , Comando G, y Godzilla  fundido en un bucle de  plagios  que parece no tener fin. De hecho, desde que esta serie existe ha sufrido varias transformaciones: empezaron siendo cinco chicos japoneses rancios; luego  fueron norteamericanos y estilosos; después añadieron a la serie diversas coletillas: Turbo, Del Espacio, Samurai… Ahora vamos por Power Ranger Megaforce, y todo apunta a que la próxima hormada se les añada “ahora con Lejinex, lavan más a fondo”.

tumblr_m3063lVKu91rsdjkbo1_500

Los parecidos son fortuitos

Lo que no ha cambiado es el argumento. Es exactamente el mismo disparate episodio tras episodio; a saber: orbitando alrededor de la Tierra hay una nave -que nadie detecta porque los de la NASA son gilipollas- que alberga a unos seres malvados con más colores que una paleta de  pantone. PantoneColorChartSu plan, destruir una y otra vez a los Power Ranger, o tal vez a uno de ellos. ¿Cómo? Pues siempre igual: primero mandando al más tonto de ellos con una suerte de ninjas saltimbanquis. Como nunca consiguen nada, entonces envían a la Tierra un monstruo gigante que acaba vencido por la sinergia de los cinco mozos.

Lejos de acomodarse, el guionista decide dotar a cada personaje de profundidad psicológica. Por ejemplo, al pogüeranger rojo, que será rubiales y se llamará Randy, le dan miedo el agua, la oscuridad y Wendy, la chica de clase de francés. Sin embargo oculta sus temores tras la máscara de la indiferencia y el fútbol americano.

842a151a-f2fa-11e2-8a74-005056b70bb8

1258014-jinxer_cu Los malos tienden a ridículo

De pronto, atormentado por sus cuitas, no se da cuenta de que Ranaman del Espacio le espera en un amplio y desierto aparcamiento, acompañado de una veintena de esbirros que lo ponen todo perdido de rayos laser y bidones de basura.

Y es en estos malos en los que me quiero detener. Porque son malos, pero malos con avaricia, inútiles, inoperantes y cutre-salchicheros. Pasemos por alto su atuendo. A ver,  ¿quien contrata a estos tipos que superando en número a Randy,lo rodean y atacan de uno en uno? Pues nada, cada capítulo  cometen el mismo error de estrategia. Además, si el espectador se fija en ellos, podrá ver que mientras esperan su turno, no dejan de mover los brazos como idiotas, dan volteretas laterales y bailan “El lago de los cisnes”. Cuando les llega el turno, normal, están agotados.

Por ultimo, el malo supremo, desde su nave nodriza monta en cólera, pero no mueve el

nerd

Personal de la NASA vigilando el espacio

culo de su trono espacial, no. ¿Qué hace? Manda una criatura de 50 metros de altura al planeta azul para acabar con nuestros amigos. Podría hacerse con el dominio del planeta y sus recursos naturales, pero prefiere encargarse de cinco chicos indolentes. El bicho malo  gigante, para ser temible debe reunir indefectiblemente las siguientes condiciones: 1)hablar y reírse mientras dice “acabaré con vosotros pogüerangers de una maldita vez, hahahahah“;   2) Ante de lanzar su ataque moverá sus brazos como un nadador antes de la salida;   3)una de sus extremidades es una pinza de cangrejo.

Al final los heroes de colores ganan al invasor, Randy supera su miedo al agua y el malo agita su puño en alto gritando “me las pagaréis, Power Ranger. Juro que me las pagaréis”. Los cinco amigos, ya vestidos de civiles, sueltan un chascarrillo tonto, se ríen exageradamente y  queda la foto fija, con el rotulo de los productores. A positivar. Siempre igual, oiga. Hagan la prueba.

 

 

 

 

 

El Rey León, un tirano de tomo y lomo

wallpapers-leon1Esta tarde me he enterado de que mi hijo en el colegio tendrá que desempeñar el papel de cebra en una representación del “El Rey León”. No lo voy  negar, me he llevado un disgusto. Así que tratándose de dibujos animados, vi claro que tenía que comentar esta película que siempre me ha caído mal.

mapa_keniaEl que nos ocupa hoy es uno de esos largometrajes de Disney totalmente innecesario, sobreactuado y que goza de un prestigio que yo no entiendo. Me cae mal. Cada vez que oigo a alguien decir “Vamos a Madrid a ver El Rey León” pienso si no será un viaje un poco largo para ver a unos saltimbanquis con caretas. La película me parece infumable, pero si además le hacen un musical, que es un formato que no soporto, me convierto en el tipo más intolerante ever.

Pero yo iba a hablar de una película que, en lo técnico es impecable. Creo que todos sabemos más o menos de qué va: de Simba, un cachorro de león que es heredero del rey  de la sabana. Y ya está. No cuenta más. Eso sí, deja claro cuáles son los valores que quiere transmitirnos a los plebeyos. Básicament,  que se es heredero por la gracia de Dios Felino. A mí eso ya me huele mal,  a clase dominante, a opresión, a privilegio. No lo dice en ningún momento, pero seguro que los apellidos de la familia son compuestos,tipo  Gato-James Steward o De Borbón y Grecia.

1869_47293Una de las escenas más emblemáticas es cuando nace el adorable cachorro y un  mandril lo muestra a la fauna,como Moisés las tablas de la Ley.  De resueltas las cebras y todo bicho vegano, que no se deben de dar cuenta de que son comida del león, se arrodillan. Y a mi ser llega la pregunta de qué es lo que hizo a los ideólogos de Disney para poner a un animal como el mandril para dar imagen de paz y sabiduría. El mandril: un mono que tiene comillos enrmes, una mala leche del demonio y con un culo rojo como el taburete de un night club. Todo indica que los creadores habían visto el día anterior “El Planeta de los Simios” y se liaron con el profesor Zaius, que sí era un mono sabio.

5411-14970

El profesor Zaius, un orangután sabio y rubio platino

Cuando el animal crece, se convierte en el rey, como ya adelanta el título, y un tío suyo intenta arrebatarle el trono; aquí, en España, a eso lo llamamos guerras carlistas. Hiena va, hiena viene, al final el usurpador no consigue sus aviesas intenciones y Simba se erige en legítimo monarca del Serenguetti. Y la gente sale del cine, o del DVD, con un orgasmo animado y haciendo la ola mientras Elton John canta “El ciclo de la vida”.

felipe-vi

Felipe VI está muy preparado. Como los que emigran.

Bueno, pues el ciclo de la vida consiste en comer y no ser comido, en pastar, en beber agua embarrada, en sobrevivir y en estar cada animal con su manada, piara o lo que sea.Pero no, la factoría Disney, tan aria ella, tan de poner ojos azules a los animales,  no lo entiende así. Intenta meternos por el alma que hay que postrarse ante el poderoso, el sátrapa descendiente de una dinastía de vagos hemofílicos.Y por ahí no paso, majestad. Yo es que soy más de referéndum.

Los nombres: Mufasa es el león rey, o rey león, al principio de la película y el padre de Simba. Y yo me digo ¿cómo le ponen a un animal de 300 kilos un nombre de marca de estufas? Menos mal que en la versión española Constantino Romero le puso voz, que siempre es un plus. Porque donde se coronaron de gloria fue en el nombre del protagonista, Simba. ¿Por qué? 7339612a9749c2f72faed38202fac4fePorque simba, en suajili, significa león, así que en los carteles del Kenia y Tanzania la película se tituló “Mfalme Simba”. Lo acabo de comprobar en el traductor de Google. O sea, un león que se llama León, joder, macho, te habrás herniado. Es como en la serie de Peppa Pig, que se apellidan como el animal al que  representan (Susy Elefante, Zoe Cebra, Mari Pili Zarigüeya…) .

Por seguir con los desatinos, el joven Simba tiene como amigos a dos animales, Timón y Pumba, que en potencia forman parte de su dieta: un suricato y un facóquero que encima se erigen en guías morales del carnívoro en ciernes. Lo que son es gilipollas, que se están ganando llenar el buche del lindo gatito. Tanto Hakuna Matata y tanta gaita.

Lo único realista de la historia es que el tío de Simba quiere arrebatar el poder de la manada, que es algo que aprendimos en los documentales. Bueno,pues eso no, eso está mal, que qué es eso de usurpar y que si es enaltecimiento del terrorismo. Que es mejor poner a un niño a mandar por derecho de cuna, que para eso lo dejo Mufasa atado y bien atado.

Kim-Yong-Il_400x400Y no voy a ahondar en lo malísimas que son las hienas, que las dibujan con las cejas para arriba para que parezcan malvadas. Lo que son es más feas que el picaporte del infierno, las pobres.  Y es que en esta historia edulcorada, los buenos son buenérrimos y los malos detestables. Y eso no puede ser, niños, a ver si vamos a pensar que todos los que mandan son muy buenos. Sólo hay un uno y es nuestro amado líder.

En definitiva, mi niño va a salir haciendo una voltereta en el papel de cebra, otro de jirafa y la niña china de guepardo. Así que les deseo mucha suerte. Mejor dicho, mucha mucha mierda.

disney-frozen

 

 

 

 

 

 

Homer Simpson en cien palabras

thesim

Egoísta, desconsiderado, infame, mal padre, peor vecino, impúdico, débil, tramposo, infantil, vago, influenciable, demagogo, descuidado, gorrón, mentiroso, alcohólico, estúpido, defraudador, terco, lento, ignorante, dormilón,impuntual, pusilánime, alocado, grosero, impío, llorica, incompetente, desaliñado, quejumbroso,  irreflexivo, iracundo, procrastinante, impulsivo,dependiente, extravagante, fanático, indiscreto, olvidadizo, egoista, torpe, despreocupado, impertinente, arrogante, cándido, soberbio, envidioso, indolente, atolondrado, deshonesto, manipulador, fanfarrón, majadero, autocomplaciente, irracional, falto de tacto, irreverente, provocador, fisgón, indigno, pendenciero, grosero, frívolo, caprichoso, procaz, desaprensivo, farsante, corrupto, insensato, desordenado, conformista, rencoroso, necio, intolerante, descortés, incapaz, maleducado, impaciente, veleta, tontorrón, absurdo, chapucero, zoquete, haragán, simple, cabezón, gordo y feo. Y de derechas.

Por alguna razón nos gusta.list_640px

Gumball , el asombroso

gumball-1200La de hoy es una de tantas series de animación en las que una familia estadounidense de clase media  cuenta sus  disparatadas historias, excusa que sirve para exhibir los trapos sucios   del sueño americano. Como todo el mundo sabe, en EEUU las familias promedio están compuestas de un matrimonio que se conoce desde el instituto y tres hijos: el mayor, marrullero, onanista y tonto; la mediana, un cerebrito  inadaptado y un tercero, rematadamente tonto. Además suelen tener una mascota parlante que podría ser extraterrestre. 101213_094039_d45BeeUD_imQT0

Esta familia estándar, de clase media, tiende a pasar por apuros económicos a pesar de poseer dos coches y vivir en una casa de generosas proporciones. ¿Estamos hablando de “Los Simpson”? No. ¿De “Padre de familia”? No. ¿Los Picapiedra”? ¿ “Los Supersónicos”,”Dinosaurios” “El Rey de la colina”, “Padre Made in USA”, “Alf”? No, no, y no, maldita sea, aunque he de reconocer que el patrón se repite más que el ajo.montaje series

A esta ingeniosa propuesta – y  estoy siendo sarcástico- hemos de añadir “El asombroso mundo de Gumball”.   Yo me pregunto en que diantres están pensando los creadores cuando deciden hacer una serie cuyo paisaje, que no el desarrollo posterior, es el mismo.

Bueno, pues esta serie, “Gumball” para abreviar, muestra estos planteamientos iniciales con la excepción de las mascotas, que no hay porque todos son criaturas extrañas animales o no, todas absurdas. Y cuando digo absudas es asurdas. Ejemplo: peluches, recortables de papel,espectros, dinosaurios,plantas, y por supuesto, toda clase de animales, cada una dibujado con diferentes técnicas. Pero vayamos al grano.

Partamos de la base de que es una serie que en cuanto me cruzo con ella me atrapa, porque me encanta el humor surrealista. Pero abstrayéndonos de ello, obviemos su nivel de animación, fabuloso. Descartemos sus argumentos desternillantes. Olvidemos sus guiones ingeniosos. Pasemos de sus breves pero concisos episodios, ¿y qué nos queda, eh, qué nos queda? Diantres, esto me recuerda a “La vida de Brian”, en la que un grupo de rebeldes judios se cuestiona la ocupación de los romanos en Palestina a pesar de los grandes avances implantados. Dejo el enlace aquí.

Disidentes palestinos cuestionando el poder romano

Disidentes palestinos cuestionándose Gumball

Gumball Watterson, el protagonista es un gato antropoide niño que vive con su familia en la localidad no sé si ficticia o no de Elmore. Es bastante tonto, vanidoso y cabezota. Tiene dos hermanos: una conejita con inquietudes intelectuales, a lo Lisa Simpson (caramba, qué originales) y un pez (todo apunta a que es adoptado). Sus padres son una mamá gato azul -la única que sabe poner orden pero cuyo talento se ahoga en tareas domésticas- y un enorme conejo rosa y obeso, retrasado mental e indolente que sólo crea problemas. Alrededor de esta familia hay amigos del instituto, profesores, amistades y personajes recurrentes. En definitiva, los episodios se dividen en dos aventuras de unos diez minutos cada una en la que Gumball, el niño-gato y Darwin, el pequeño bastardo pez, se meten en líos, merced a su cortedad de entendimiento. Quiero decir, que hay historia porque son idiotas profundos, muy  tontos. Vamos, que son gilipollas. El problema es que como una plaga, esa necedad la contagian al resto de personajes, haciendo de la población un sindios de la ignorancia, una anarquía de la estulticia (en este punto debo recordar al equipo legal del canal Boing que la serie mola mogollón, pero mi rol ahora es otro, el del Carlos Boyero de los cartoons).10017

La novia cacahuete

La novia cacahuete

Quienes conozcan esta serie se habrán fijado en lo dispares que son unos personajes y otros. Es decir, no es que todos sean animales que, como en Peppa Pig, podrían devorarse unos a otros; como si no fuera ese un problema gordo. Es que hay seres absurdos que rayan el delirio. Un ejemplo, si sale un enfermero, éste es una tirita. Dios santo, una tirita. ¿Qué mecanismos fisiológicos proporcionan energía a una tirita para moverse, ya no digo para sacarse la carrera de enfermería? Y ahondando en lo íntimo ¿cómo se reproducen? Por ejemplo, a Gumball le gusta una niña -vamos, creo que es una niña- que tiene forma de cacahuete con cuernos. Si el amor acabara triunfando, ¿qué clase de monstruo saldría de esa unión anti-natura?

Siguiendo con los disparates,  Darwin, el ilegítimo, duerme en una pecera, pero durante el resto del día corretea por ahí en ausencia de su líquido vital. ¿Por qué, a ver, por qué? Si es pez, que no salga del agua, digo yo. ¿Es tanto pedir un poco de sentido común? Pues al parecer sí. Miren cómo se llama la criatura en realidad: Darwin Raglan Caspian Ahab Poseidon Nicodemius Watterson III.

A lo largo de los episodios, es raro que alguna parte de la vivienda de los Watterson

La madre de Gumball a veces se enfada sin motivo.

La madre de Gumball a veces se enfada sin motivo.

no acabe destrozada. Cada vez que esto ocurre, no paro de cuestionarme cuánto tiempo echarán luego volviendola a ordenar, limpiar y construir, con lo que cuesta en la realidad fregar los platos o pasar la aspiradora. Y a ver, cuánta pasta cuesta eso.Los magros ingresos de esa familia sólo son aportados por la madre, Nicole, que es una gata azul cuyo papel en la vida es el de sufridora madre, educadora, trabajadora a tiempo completo y con un genio de aúpa. Normal, con la panda de retrasados con los que vive. ¿Quién paga eso con su salario de reponedora?

Richard, el padre, es un conejo rosa, gigantesco y obeso.Que digo yo que también podían haberlo llamado Homer Simpson, Peter Grifinn o Pedro Picapiedra. Su actitud:no se sabe si es más vago que bobo o al revés, pero lo cierto es que no cumple con ninguna de las funciones que se le atibuirían a un cabeza de familia: es indolente, está en paro, irresponsable, idiota total y absolutamente inmaduro. Y divertido. Es el mejor.Se sale.

Cierra la descripción de la familia la niña, cuyo nombre no recuerdo pero que es bastante repelente. Ocupa el rol de inadaptada por su inteligencia. Fíjate tú, la suerte de la fea la guapa la desea.

Y eso esto- esto esto- esto es todo amigos.”El asombroso mundo de Gumball” ocupa un glorioso lugar en el podio de los guiones ingeniosos y destinados a padres que ven la serie con sus hijos, Y NO AL REVÉS. Anda, me estoy dando cuenta de que no tienen mascota.

200_s

Cómo nace una serie de dibujos animados

Animadores-de-Disney

Es un día tranquilo de primavera y Larry se dirige sonriente a su laburo, como cada mañana . Es un triunfador y lo sabe, como bien indica el auto que maneja, un Pontiac Aztec del 2004. 2001PontiacAztekLawrence Avelino McCahan, Larry para los amigos, trabaja en una productora de series de animación. Su misión consiste en valorar, asesorar, conducir y criticar las ideas que otros diseñan, escriben, dibujan, animan y doblan. Hoy es un gran día: a su despacho acudirá un dibujante que le presentará su nuevo proyecto. Cuando abre la puerta, Moneypenny, su secretaria ya lo espera, taza de café en mano.

-Buenos días.Aquí está su café, señor McCahan.MoneypennyBond (1)

-Gracias, Monneypenny. ¿Qué te has hecho hoy? Estás diferente.-La atractiva secretaria, una amargada y contrahecha solterona , se atusa su peinado cardado y sonríe nerviosa.

-Me he arreglado un poco el pelo; espero que le gus…

Larry cierra la puerta tras de sí. Hoy es un gran día, el gran día. Se sienta en su butacón,y dando la vuelta, estira las piernas hasta apoyarlas en el reborde de la ventana. Tras las lamas de la persiana, Albany, la provinciana capital del condado se extiende desde el ventanal de su despacho, situado majestuosamente en el entresuelo. Se abstrae pensando en el futuro éxito televisivo del que será mentor.Qué dice, creador, dueño y señor. Con su mano derecha sostiene la taza de café aguado con la leyenda serigrafiada “Best father ever” y se relame pensando “Qué demonios, es una vieja cotilla pero hace un café formidable“. En esas está cuando del interfono de la mesa suena un pitido:

-Ha llegado ya la visita que esperaba, señor McCahan.

-Dígale que pase, pero que cuente hasta catorce antes.- Este tipo de disposiciones enseña quién manda aquí, y siempre desconcierta un poco, se dice. Además, esos instantes sirven para ganar tiempo recolocando los pelos  que se han quedado  tensos entre ingle y prepucio; las mujeres nunca sabrán de ese padecimiento.

Al cabo aparece un muchacho de unos treinta y pico años, sin afeitar, delgado y calzando unas gafas de pasta de carey. Tiene pinta de auténtico cretino, sobre todo cuando con un dedo se sube las gafas por el puente. Tras saludar, se acerca a la mesa tímidamente y comienza a hablar:

Sí se puede, dicen los polinesios

Sí se puede, dicen los polinesios

-Le traigo un dossier con las ideas que entre todo el equipo hemos elaborado.Es un proyecto novedoso que hasta ahora no se había hecho antes. Se trata de las aventuras de varios campesinos de la Polinesia del siglo XIV que, hartos del conformismo burgués, se embarcan hacia la isla de Rapa Nui hasta que…

-Va bien, va bien, pero un momento, muñeco. Lo de ser incas o de por ahí me chirría.No conocemos esa sociedad y sería mejor un grupo de gente que representara los valores del sueño americano para que luego podamos exportarlo a países y sociedades que nada tengan que ver con nosotros. Ya sabes, barbacoas, bailes de instituto, halloween, un “buenos días, agente Maxwell“…- Larry es condescendiente con algunas cosas pero con la falta de patriotismo no, y se lo hace saber al gafas cuyo nombre no recuerda bien.-¿Y qué pasa,Jimmy? ¿no hay familia protagonista en esa serie?

-Sí, bueno, claro.Es una familia de agricultores incaico-americanos que comienza a desarrollar una serie de poderes mágicos…

-Alto, alto. ¿Agricultores? ¿Poderes mágicos? ¿desarrollar? En América no hay campesinos, sólo gente que trabaja en el sector terciario. Estás muy tierno, Sam. Y otra cosa, ¿es que no hay mascota en esa familia? Un animal que hable, que tenga su propia indiosincrasia– ríe su propia gracia- No sé, un perro, un ornitorrinco. Algo.

Ciertas mascotas siempre funcionan en pantalla

Ciertas mascotas siempre funcionan en pantalla

-Precisamente eso iba a mostrarle. Estamos dudando entre un perro alcohólico y un gato del espacio.

-Me gusta, me gusta. Prosiga, Joe, prosiga.- el ejecutivo acomoda sus nalgas en el butacón mientras finge que toma nota.En realidad está pintando un seis y un cuatro, la cara de tu retrato, pero la pose impone.

-En esa familia, el  padre  posee un cociente intelectual muy alto, es un filósofo kantiano y aborrece las ingestas proteicas. Es…vegano- continúa el muchacho, cada vez más nervioso.

-Ayayayay, Mike, cuánto te falta por aprender del negocio. Eso no atrae ni al más pintado, muchacho. Pon al padre tonto, cervecero y obeso, anda. Y a la madre inteligente pero ama de casa, que no hay que pasarse. Ah, y  un par de hijos lerdos poco integrados en el instituto. Eso siempre funciona.

-¿Uno de los hijos podría ser un bebé con hidrocefalia que habla?

– Concedido. Veo que empiezas a entender este oficio. Ponte a trabajar. Por cierto,  tráeme otra taza de este matarratas. Gran trabajo, Bob, siga así.

saulLawrence Avelino McCahan, Larry para los amigos y “el puto amo de los cartoons” en su fuero interno tiene una sonrisa en la cara a pesar del ardor de estómago. “Esta úlcera me está matando“, piensa, pero hoy no es día para tonterías. Seguro que sus superiores estarán satisfechos en cuanto sepan cómo ha manejado el asunto con ese advenedizo hippy. Además, harán camisetas y  mercadería a mansalva.   “Sí, Larry, lo has vuelto a hacer. Eres un tipo grande”.

El muchacho sale un tanto cabizbajo del despacho, atraviesa el recibidor sin apenas levantar la cabeza pero con paso apresurado. Tras varios pasillos se adentra en la inmensa sala donde un montón de veinteañeros espera impaciente. De pronto, se quita las gafas, levanta la cabeza y  con un aplomo que no habíamos visto hasta ahora  exclama eufórico:

-¡Se la hemos vuelto a colar!

Toda la sala explota en un vítore general. Al poco rato reanudan el trabajo del último capítulo de la primera temporada. Esa serie es su proyecto personal, convencional en apariencia pero transgresor a tope; quizá la serie no sea ni destinada a los niños. Qué coño, seguro que triunfa.

En fin, le da un poco de pena Larry, un imbécil semi-retárder aferrado a su sillón y que tiene los días contados en la empresa de la que él, el advenedizo, es máximo accionista. Al menos manda hacer un café formidable. Bien, ya sólo queda ponerle un nombre a la serie con tan innovador esquema. Un padre, una familia…Ya está: “Padre de familia”.

Lo has vuelto a hacer, Seth.

54

PD: McCahan se pronuncia “maqueijan”. Tiernos, más que tiernos.